If you arrived at this page by using a link or bookmark for anarcha.org, please update to this url and/or inform the referring page host of the update. Thanks!

How to use this site:
1. Browse through the alphabetical list of posts
2. Use the labels/tags to find pieces on specific topics.
3. Use the search feature for specific items of interest.
4. Browse through zines, books, and other printable items by using the PDF tag.
5. Check out the popular lists to see what others are reading.
6. For updates, bookmark this page and return often, follow, subscribe (by email or other- see below), or friend on facebook and/or tumblr.
7. Check out the other pages for more links, information, and ways to contribute.
8. Comment, and email me your own writings!

Article List

Tuesday, December 11, 2012

Otros Feminismos (2009)



http://anarkofeminista.blogspot.com/2009/05/otros-feminismos.html
 
Feminismo burgués.

Se origina en la revolución burguesa, primero de Francia y más tarde de los demás países. Está llevado por mujeres de la clase burguesa y aristocrática o de su mentalidad. Es reformista y no revolucionario. Se conforma con conseguir para las mujeres las mismas oportunidades que los hombres sin custionarse el modelo socioeconómico vigente. Creen que cuando todas las mujeres trabajen como los hombres y en los Parlamentos el porcentaje de diputados esté al 50 % (como es la proporción de hombres y mujeres en la sociedad) las cosas marcharán bien. No se plantean las diferencias de clase, ni el imperialismo, ni el modo de producción capitalista.
Representantes en España: Suceso Luengo, Concepción Arenal, Emilia Pardo Bazán.

Feminismo sufragista.

Ya no existe pues salvo algunos pocos países las mujeres tienen el voto en prácticamente todo el mundo. Fue una forma de feminismo burgués puesto que se concentró en la lucha por el voto como si el voto y el sistema parlamentario occidental fuesen la solución definitiva a los problemas del mundo.
Algunas de sus representantes: Susan Brownell Anthony, Lucrecia Mott, Emmeline Goulden Pankhrust, Elisabeth Cady Stanton, Lucy Stone.
En España algunas de las mujeres que reivindicaron el voto femenino fueron: Concepción Arenal, Clara Campoamor, Margarita Nelken

Feminismo católico.

Las mujeres católicas han solido organizarse en sus propias asociaciones, independientes de las demás. Han solicitado siempre el derecho a la educación de la mujer, aunque básicamente para que sea mejor madre de sus hijos. Han solicitado también la igualdad de salario. Han denunciado la prostitución como un atentado a la moral pública pero sin plantearse el origen de la misma. Luchan por una mayor consideración de la mujer pero sin apartarla del hogar y la familia como principales centros de realización. Incluso las más progresistas, retenidas por su deber de obediencia al Sumo Pontífice, no pueden suscribir documentos conjuntos con otros grupos feministas debido a obstáculos como el divorcio, los anticonceptivos y la interrupción voluntaria del embarazo. Luchan por su derecho a asistir a los Concilios, por el derecho a ser ordenadas sacerdote, y por una mejora del status de las monjas.

Feminismo socialista.

Es el de aquellas mujeres que militando en partidos socialistas o comunistas lo hacen a su vez en alguna organización feminista (doble militancia) o se organizan dentro de su propio partido y para cuestiones específicamente femeninas, separadas de los hombres, a los que llevan luego sus conclusiones para que el partido las asuma. Suelen dar prioridad a la lucha de clases tradicional y critican a las independientes por considerar que la división de fuerzas en el seno del feminismo actúa en favor del capitalismo y retrasa los objetivos socialistas. Ven a las mujeres burguesas como enemigas de clase y se centran en los derechos de las trabajadoras.
Mujeres representativas de este movimiento declarándose feministas o no fueron: Flora Tristán, Rosa Luxemburgo, Clara Zetkin, Alexandra Kollontai, Dolores Ibárruri

Feminismo radical
.

El feminismo radical considera la lucha socialista condición necesaria pero no suficiente para el establecimiento de una sociedad en la que las mujeres sean libres. El socialismo se supone que no incluye el feminismo, mientras que el feminismo sí puede contener al socialismo. El feminismo radical piensa que las mujeres han de organizarse solas, sin hombres, pues la lucha va dirigida contra las instituciones del patriarcado que ellos representan. Se acepta la participación paralela de varones antipatriarcales.

Feminismo homosexual.

Es la organización feminista de las mujeres lesbianas las cuales luchan básicamente por el derecho a una vida privada y una sexualidad sin ingerencias del Estado y la autoridad, pero que asumen también los demás puntos de las feministas radicales. A veces entran en conflicto con ellas a causa de temas tales como el divorcio y el aborto que como homosexuales no les afectan. Las lesbianas empezaron a agruparse como feministas en Estados Unidos.

Feminismo de la diferencia.

Es una corriente del feminismo que tiene pocos años de existencia. Data de 1978. A los razonamientos de "igualdad" entre los sexos en que se apoyan socialistas y radicales, las de la diferencia reivindican simultáneamente aquellas cualidades femeninas que piensan pueden ser congénitamente propias de la mujer, tales como la sensibilidad, la intuición, una menor agresividad, etc. Hay un temor a que la mera igualdad política y laboral con el hombre no haga sino que las mujeres se parezcan cada vez más a los varones en competitividad, insensibilidad y espíritu de agresión, con lo que aquéllos acabarían ganando la partida. Las feministas radicales o socialistas temen en cambio que una exaltación de los valores supuestamente "femeninos", pero impuestos culturalmente a la mujer para su alienación, pudieran relegarla de nuevo a las tareas y roles tradicionales. Actualmente el término ha quedado relegado, pero en cambio las feministas tienen más claro que el concepto de "igualdad entre los sexos" no pasa necesariamente por la imitación.
Victoria Sendón de León, Luce Irigaray y Antoinette Fouque serían algunas de sus representantes.
Para saber más sobre este tipo de feminismo leer:
http://www.nodo50.org/mujeresred/victor ... encia.html
Tanto el feminismo radical como el homosexual y el de la diferencia quedan incluidos dentro de la denominación más amplia de feminismo independiente, el cual puede diversificarse incluso en más corrientes, ya que las sutilezas de opinión pueden llegar a ser extremas.

El feminismo como partido.

Es una manifestación del feminismo radical que se estructura en forma de partido para poder entrar en liza con los demás y optar a la conquista del poder político, en este caso el poder para las mujeres. Sus militantes son mujeres exclusivamente, aunque pueden hacer alianzas políticas con partidos mixtos.
El feminismo es algo más que un partido como es algo más que la sola lucha anticapitalista. Es el paso de las mujeres del ser en sí al ser para sí, es su entrada en la Historia como sujeto de la misma, viene a dar una alternativa a la sociedad patriarcal, es la revolución total.
El feminismo vindica el lugar de la mujer tanto desde el reconocimiento de lo que pueda haber de diferente entre los individuos de uno a otro sexo, como desde la igualdad en derechos de dignidad humana.

Feminismo oficial
.

Es aquella parte de la lucha por la liberación de la mujer que han tomado bajo su control y autoridad las fuerzas políticas dominantes.
El feminismo oficial no puede ser considerado feminismo en tanto que sólo es una forma restringida de intento de canalización de los verdaderos derechos y necesidades de las mujeres, desde una ratificación total de la sociedad existente y sin poner en cuestión ninguno de los sillares en que se sustenta. Sin olvidar la realidad de algunas mejoras concretas aunque esporádicas, la actividad para la no-Discriminación de la Mujer confirma al hombre en su lugar superior e intenta que la mujer se le eleve a su mismo nivel, es decir, sobrevalora y alienta las características tradicionalmente masculinas (competitividad, agresividad, dominación...) asegurandose así el mantenimiento del sistema vigente. Es absolutamente legalista, centrando toda su acción en reformas legales sin ahondar en el verdadero origen de las desigualdades.


No comments:

Post a Comment